Ya no basta con tuitear

Junio 16, 2011

Acabo de marchar con los estudiantes y los profesores, siendo yo también profesor y estudiante. Mucha gente, toda la calzada sur de la Alameda llena desde Portugal hasta Los Héroes, un poco más allá. Contentos, con la alegría de saberse parte, de estar con otros, de converger y de expresarse. Una felicidad que viene de la convicción, de la justicia, de la humanidad compartida. Era una manifestación contra la mentira, contra el lucro, contra la exclusión. Contra la mentira de las corporaciones universitarias que en sus actas fundacionales expresan que “no tienen fines de lucro”. Y sus dueños acumulan, invierten y recuperan con creces esos dineros. Contra un sistema que reproduce y ahonda la inequidad en jardines, escuelas y liceos para pobres, universidades para pobres. Contra un Estado cuyo sentido principal es proteger y aumentar ese espacio de acumulación privada. Es el Estado neoliberal. Mal que nos pese.

En la Concertación no fuimos capaces de enfrentar la educación con visión de futuro. Tampoco las comunicaciones y sistemáticamente dejamos morir a la prensa no alineada con la derecha, no hicimos nada sustantivo con la televisión … Pero ese es otro tema, aunque ligado, por supuesto. Nos ganó el peso del conservantismo, el ajeno, el de la derecha, y el nuestro propio.

En un pequeño letrero levantado a cuatro metros sobre las cabezas se leía: ya no basta con tuitear! ¡Qué mensaje! Señoras y señores, dense por enterados: Chile entero lo lamenta pero sus blacberris y aifouns no son suficientes para cambiar las cosas.

En los márgenes un atleta corre con una bandera que anuncia Educación Pública para todos. Lo siguen 3 o 4 en esta maratón de principios. Me encuentro con amigos, con viejos profes, con los del Manuel de Salas, los de la Chile. Están los de ayer, claro, los de hoy, por supuesto. Y los de mañana. Pero hay otros. Están los flaites, los mohicanos, los cabros de negro con fierritos atravesados en las cejas y en las mejillas, los combatientes con máscaras y limones, los de Colina -¡presente!, gritan-, el colegio de profesores de Renca y de Providencia, el Aplicación y la D 26 de alguna parte, señoras distinguidas, no sé si rectores, no los vi pero deben haber estado, la USACH, el vecino Rendón, los de los esqueits, honorables diputados, adolescentes con la cara blanca … en fin. Chile, un Chile que se ve poco y que sin ambages estaba ahí para decir que ya basta de tanta frescura y de tanto negocio con las cosas básicas que hacen a un país. La educación es una de ellas. Posiblemente la principal.

Desde esta diversísima masividad, cien mil personas dicen los diarios, los estudiantes una vez más nos indican lo que hay que hacer: cambiar la constitución es lo primero de la lista. Quisiéramos pensar que ya tenemos condiciones en nuestra clase política, que ya hemos hecho la autocrítica que se necesita. No sé. No tenemos certezas al respecto. Más bien creo que eso está por verse.

Había cámaras de todas las layas, esgrimidas por profesionales y carabineros de civil, además de todos los celulares, en esta democratización iconográfica sin límite conocido. Ya están en las redes miles de imágenes de la manifestación. Y los 140 caracteres que las comentan. Pero tengámoslo claro: ya no basta con tuitear. Hay que estar en la calle. Hay que escuchar. Hay que politizar.

José Piga

Publicado en http://www.igualdad.cl

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s